Feed on
Posts
Comments

Quizá sea el vocablo “inspirar” el más adecuado para expresar la perentoria necesidad de desarrollar una ética centrada en la sostenibilidad, de sembrar de esta intención la actividad y el proyecto de vida de cada individuo y de cada trabajador. Esa es una acción ineludible que debe colocarse en el núcleo de la “responsabilidad social” y que corresponde a los líderes, independientemente de la naturaleza de su actividad. Descansa este enfoque en la afirmación, que comparto de E. H. Shein de que “la función más importante de los líderes consiste en la administración de la cultura”.

“Evidentemente, aunque objeto de particular interés y susceptible de extenso examen, no es objetivo de esta serie de artículos abundar en este aspecto esencial de la acción del liderazgo, ni en la problemática de los mecanismos a través de los cuales esta acción puede conseguir alcanzar sus mejores resultados; damos por sentado que, aun bajo diferentes matices, la aceptación del planteamiento sobre la relevancia del rol del líder en el desarrollo de la cultura es generalizada. Así, asumiendo que se admite la presunción anterior, tal vez sea más urgente mostrar cuál es el impacto necesario, el efecto que debe resultar del acto de  interiorización de una cultura de sostenibilidad por parte del trabajador y, particularmente, del trabajador del turismo. Todo esto con dos objetivos:

En primer lugar, a pesar de que el “buen sentido” demuestra que no existe ninguna alternativa con futuro a una cultura de sostenibilidad, parece ser necesario poner en claro y contraponer este enfoque a la creencia, provocada por la inmediatez y la estrechez de miras en las que con frecuencia se mueve el interés humano, de que las prácticas sostenibles son ajenas al objetivo económico esencial de la empresa, la rentabilidad. En este sentido además, oponernos a la idea a de que, especialmente en el sector hotelero, los hábitos que propenden a la sostenibilidad menguan la calidad de los servicios, por lo que solo la asociación de un centro con estas prácticas es capaz de ahuyentar al cliente y perjudicar el consumo. Se pretende por ello mostrar que la cultura de sostenibilidad es coherente con el rendimiento, la racionalidad, la productividad y la calidad, factores todos concurrentes con la rentabilidad y, además, esenciales en todo proceso de diferenciación.

En segundo lugar, si se aceptara que la existencia de una cultura de sostenibilidad constituye un factor clave en la diferenciación y en la configuración de una oferta excelente y se admite que la cultura es un producto exclusivamente humano, entonces resulta razonable y necesario defender la elaboración e inclusión, dentro del conjunto de indicadores que miden la sostenibilidad de los hoteles, uno nuevo, de crucial importancia, destinado a valorar la asimilación y entrega de la organización como un todo, a los valores contenidos en los cuatro componentes que convergen en lo que denominamos “desarrollo sostenible” y que ponen de manifiesto el nivel y la dimensión de la acción responsable en un determinado centro.

Leer la segunda parte

En resumen, en las partes que siguen a esta intentaré encontrar y definir el centro alrededor del cual gravitan todos los elementos indispensables que sintetizan el paradigma que explica por qué la convergencia entre sostenibilidad, beneficio económico y calidad no solo es deseable sino también posible y observar cuales pueden ser las piezas de medición que integren un indicador fiable del factor subjetivo.


 Juan Carlos González López, La Habana 1946, aunque cambió la investigación oceanográfica, desarrollada durante seis años, por el trabajo como Psicólogo organizacional, nunca abandonó su afición por la ecología y el medio ambiente. Ha sido ejecutivo en el área de Recursos Humanos en ministerios y grandes empresas. Está convencido de que la Responsabilidad Social Corporativa es una función que se inicia cuando la alta dirección de la empresa asume plenamente que como agente socializador, ella es un vehículo esencial en el desarrollo de la cultura de sostenibilidad. Leer más de este autor


Quizá también te interese...

One Response to “Inspirar a los empleados en una cultura sostenible, clave de una política de RSC genuina (1ª parte)”

  1. [...] juan En mis artículos anteriores (I, II y III) he intentado demostrar que los caminos a la sostenibilidad, a la calidad y a la [...]

Leave a Reply

Newsletter

Responsible Hotels is member of Sustainable Travel International
Responsible Hotels is member of Global Sustainable Tourism Council
Responsible Hotels Logo
Sobre nosotros Sobre el criterio Turismo Responsable Promoción Categorías Directorio de empresas