Feed on
Posts
Comments

UICN Los hoteles se enfrentan a un gran reto para convertir la estancia de sus huéspedes en una experiencia sostenible sin que esto reste confort y comodidad. Y para muestra un botón, igual puede parecer algo nimio, pero ¿cuántos clientes dejan colgada su toalla en el baño de la habitación para reutilizarla? En Responsible Hotels te invitamos a debatir sobre la satisfacción de los huéspedes versus las prácticas de turismo responsable, partiendo del artículo publicado por CNN titulado ‘Hotel towel dilemma: Replace or reuse?

Este ‘dilema’ sobre las toallas es solo la punta del iceberg que esconde debajo la preocupación de los hoteleros por ser realmente ‘verdes’, ya que se enfrentan a huéspedes que se muestran preocupados por el medio ambiente pero no quieren dejar de lado ninguno de los servicios por los que paga al reservar su estancia.

Si pago, lo quiero

Y es que hasta el cliente más concienciado quiere que le cambien la toalla y las amenities cada día porque… ¡han pagado por ello! A pesar de que la mayoría muestra esta preocupación creciente por el cuidado el entorno y prefieren consumir productos y practicar actividades ecológicas, aún existe una enorme brecha entre su actitud y su comportamiento real.

Así se extrae del estudio realizado por Michael Giebelhausen, profesor de Marketing de la Universidad de Cornell, quien asegura que además de la iniciativa sostenible del hotel, “el consumidor también tiene que hacer un esfuerzo”, que tiene que percibir como algo positivo y valioso para su satisfacción personal y una aportación al medio ambiente.

Los clientes ‘verdes’ son más felices

Pero, ¿hasta qué punto supone un esfuerzo? Los huéspedes que participan en prácticas sostenibles durante su estancia son más felices. Así lo refleja un estudio de la Asociación Americana de Hoteles, ya que les hace sentirse bien consigo mismo por ser ambientalmente responsable, algo que refleja de manera positiva en su satisfacción con el hotel.

Estos clientes que se suponen están recibiendo un servicio distinto –porque no se les cambia las toallas y sábanas diariamente o no disponen de amenities- muestran en las encuestas estar más satisfechos con su estancia que aquellos que no han participado de manera voluntaria en este tipo de programas sostenibles.

La explicación para esto la encuentra el profesor Giebelhausen en que el hotel le está proporcionando en bandeja la posibilidad de “cumplir con sus ideales”, rompiendo esa brecha de la que hablábamos antes entre lo que se piensa y lo que realmente se hace. Ya sea por moda o porque realmente esté concienciado, se siente bien con su aportación al medio ambiente.

Si ya tenemos claro que la sostenibilidad supone un valor añadido de cara al cliente (avalado por las encuentas), ¿lo es también para la cuenta de resultados? Lo veremos en la segunda parte de este post que publicaremos próximamente bajo la temática, ‘La sosteniblidad, ¿cómo negocio?’


 El blog de Responsible Hotels sobre la gestión ética y responsables de establecimientos hoteleros. Nos preocupa el medio ambiente y la biodiversidad. Nos encantan los viajes, investigar sobre sostenibilidad y los fines de semana largos. Leer más de este autor


This post is also available in: Inglés

Quizá también te interese...

Leave a Reply

Newsletter

Responsible Hotels is member of Sustainable Travel International
Responsible Hotels is member of Global Sustainable Tourism Council
Responsible Hotels Logo
Sobre nosotros Sobre el criterio Turismo Responsable Promoción Categorías Directorio de empresas